El agente inmobiliario de los próximos años.

agente inmobiliario

En casa más pisos creemos que el mercado inmobiliario y la construcción esta comenzando a ver la luz, aunque sea tenue comenzamos el 2015 mejor que el año 2014.

Parece que esta aquí el resurgir del mercado inmobiliario, después de una estrepitosa caída en los años anteriores, el mercado requiere de importantes cambios en el modelo de negocio que lo conocíamos y también en la propia figura de los profesionales inmobiliarios.

En el mercado español, a diferencia de otros mercados como el estadounidense, las profesionales y las agencias inmobiliarias no responden a regulación legal alguna, lo que ha hecho que los casos de intrusismo y las malas prácticas hayan levantado no pocas sospechas en torno a este profesional.

Algunos han calificado esta actividad de auténtica jungla desde que, en el año 2000-2001, se liberalizase el sector eliminándose el hecho de contar con un título para ejercer de agente inmobiliario o gerente inmobiliario.

A partir de ese momento, a aquellos que sí tenían una titulación se sumaba cualquiera, independientemente de su formación. La puerta se abría para todos y, con ello, para perfiles no profesionalizados.

Una situación que ha provocado que en nuestro país no se dé valor a la figura del agente inmobiliario, y la gestión que aporta una empresa cualificada del sector tanto de la inmobiliaria como de la construcción.

El futuro responderá a una nueva forma de entender la profesión en la que ya no se compran o venden ladrillos sino expectativas y necesidades de cada persona o cliente.

Como tiene que ser el agente inmobiliario perfecto

Entonces… ¿cuál es el retrato robot del agente inmobiliario que necesita el mercado? ¿Qué características deberá tener, sin contar la formación o el profesional, debe cumplir?

Según la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña realizaba, a finales de 2013 y con las opiniones agentes inmobiliarios de toda España, una especie de retrato del que sería el agente inmobiliario perfecto.

A grandes rasgos, encontramos cualidades como la pasióntiene que saber escuchar y debe, sobre todo, ser paciente pero eso ya lo sabemos no?

Otra de sus características esenciales, como hemos señalado anteriormente, es el tipo de profesional y la profesionalidad de agente. Como revela el retrato robot realizado por la Asociación, el agente inmobiliario perfecto debe formarse continuamente; además de ser resolutivo, debe conocer bien el mercado, el tipo de producto que está vendiendo, la macro económica y la legislación vigente de este sector.

Aquí encontramos otro factor indispensable, el dominio de las herramientas tecnológicas,  tener y saber gestionar contenidos de la Web, software que administra la relación con los clientes y,  cómo no, tener presencia en la web y en redes sociales.

Por si no fuera poco el perfil del agente deberá incluir capacidades como la de comunicación, negociación y adaptación, cualidades que permitirán que su trabajo culmine con éxito.

También deberá ser capaz de transmitir confianza al cliente que es alguien en quien puede confiar, que tiene vocación de servicio y que buscará y encontrará el producto o servicio que el cliente está buscando.

Sea cual sea el perfil del futuro del agente inmobiliario, lo que está claro que el modo de trabajar en este sector ya ha cambiado y los nuevos agentes inmobiliarios y empresas de construcción deberán adaptarse a estos cambios para tener éxito.

También te podría gustar...